Páginas vistas en total

miércoles, 15 de enero de 2014

LA CORRECTA ADMINISTRACIÓN DEL TIEMPO PARA EL CRISTIANO DE HOY

Eclesiastés 3:1–4:16
En esta vida todo tiene su momento; hay un tiempo para todo:

Ecl 3:2  Hoy nacemos,
mañana morimos;
hoy plantamos,
mañana cosechamos;

Ecl 3:3  hoy herimos,
mañana curamos;
hoy destruimos,
mañana edificamos;

Ecl 3:4  hoy lloramos,
mañana reímos;
hoy guardamos luto,
mañana bailamos de gusto;

Ecl 3:5  hoy esparcimos piedras,
mañana las recogemos;
hoy nos abrazamos,
mañana nos despedimos;

Ecl 3:6  hoy todo lo ganamos,
mañana todo lo perdemos;
hoy todo lo guardamos,
mañana todo lo tiramos;

Ecl 3:7  hoy rompemos,
mañana cosemos;
hoy callamos,
mañana hablamos;

Ecl 3:8  hoy amamos,
mañana odiamos;
hoy tenemos guerra,
mañana tenemos paz.
Ecl 3:9 
(9-10) Me he fijado en la carga tan pesada que Dios ha echado sobre nosotros. ¡Pero nada nos queda después de tanto trabajar!





Introducción

¿Alguna vez ha trabajado usted larga y diligentemente en un proyecto que fracasó? ¿Recuerda la frustración que le causó? ¡Qué pérdida de tiempo! Hasta dan ganas de llorar. ¿Le gustaría invertir toda su vida en labores que no prosperan? Precisamente esa posibilidad indeseada es la que el Predicador nos hace considerar en Eclesiastés 3 y 4.


TIEMPOS INOPORTUNOS
3:1–15
¿Qué relación hay entre las dos clases de “tiempos” mencionados al principio de 3:4? ¿En cuántos de los pares de tiempos enumerados en 3:2–8 se halla esta misma relación? ¿Cómo ilustra esta relación la verdad anunciada en 3:1? Según 3:11, ¿quién sabe el tiempo oportuno para cada actividad, y quién no lo sabe? ¿A qué conclusiones conducen estas reflexiones? (3:9, 12)
En 3:2–8, el Predicador enumera veintiocho actividades y afirma que cada una tiene su tiempo. Esto significa no sólo que todas ellas suceden en cierto tiempo, sino también que hay tiempos oportunos para cada una. Las veintiocho actividades están agrupadas en catorce pares de polos opuestos. Es decir, dentro de cada par, la segunda actividad es lo contrario de la primera. Por ejemplo:
3:2a
3:2b
3:3a
3:3b
Etcétera
Nacer
Plantar
Matar
Destruir
________
es lo contrario de
es lo contrario de
es lo contrario de
es lo contrario de
es lo contrario de
morir
arrancar
curar
edificar
________
Los polos opuestos de 3:2–8 ilustran la verdad expresada en el v. 1: “todo tiene su tiempo”. Hay un tiempo oportuno para todo, aun para actividades totalmente opuestas. Por ejemplo, hay tiempos convenientes para plantar, y tiempos ideales para lo contrario, arrancar lo plantado (3:2).
Ahora bien, obviamente esos tiempos no son lo mismo. La época para arrancar lo sembrado generalmente no es buena para la siembra también. Así, dentro de cada par un momento puede ser apropiado para una de las actividades, pero no para ambas. Por ejemplo:
3:4a
3:4b
3:5a
Etcétera
El tiempo de llorar
El tiempo de endechar
El tiempo de ________
No es tiempo de reír
No es tiempo de bailar
No es tiempo de ________

Allí está la dificultad. ¿Cómo saber cuándo debemos hacer las cosas? Es un problema importante, porque si acertamos, los resultados pueden ser favorables, pero si escogemos el tiempo inadecuado para una actividad, las consecuencias pueden ser nefastas.
Lamentablemente, nadie, ni siquiera el más sabio, siempre escoge bien. Aun el agricultor más experimentado puede plantar demasiado temprano, o demasiado tarde, y pagará caro su error (3:2). ¿Quién no lucha con el problema de saber cuándo callarse y cuándo hablar (3:7)? En la ola de secuestros que azota a América Latina, algunas personas han sido traicionadas y entregadas a los criminales por sus supuestos amigos. Es trágico que las víctimas hayan confiado en individuos a quienes debían haber tratado como enemigos (esto es lo que “aborrecer” significa en 3:8). No supieron el tiempo de “aborrecer”. En verdad puede ser difícil saber cuándo abrazar, y cuándo no hacerlo (3:5), cuándo pelear, y cuándo hacer las paces (3:8).
El único que siempre sabe los tiempos correctos es Dios. De hecho, él ha establecido el tiempo perfecto para todo, y lo que se realiza en su tiempo apropiado resulta hermoso (3:11a). Además, el Creador “ha puesto eternidad en el corazón” de los seres humanos (3:11a). Es decir, nos ha permitido entender que los “tiempos” que vivimos son parte de un plan que el Soberano está llevando a cabo, desde la eternidad pasada hasta la eternidad futura (3:14–15).
Sin embargo, no alcanzamos a entender más que una mínima parte del plan que Dios está desarrollando en la historia (3:11b). Por mucho que el hombre se esfuerce por entenderlo, no lo logra (3:10). Por tanto, no siempre sabemos cómo trabajar en amionía con ese plan. Puesto que no podemos discernir el tiempo oportuno para cada actividad, es posible que nuestro trabajo arduo no nos rinda provecho ni ventaja sobre la persona que se ha esforzado menos (3:9).


¿QUIÉN CONOCE EL TIEMPO OPORTUNO?
DIOS SIEMPRE LO SABE;
LOS HOMBRES NO SIEMPRE LO SABEMOS.


Así las cosas, el Predicador razonó que no era prudente emprender grandes proyectos. Iniciar un nuevo negocio, buscar un empleo mejor, tratar de cambiar el mundo para bien —tales aventuras son demasiado peligrosas. Todo el esfuerzo podría resultar en vano. Entonces, lo mejor era contentarse egoístamente con la comida, la bebida y el trabajo moderado (3:12–13). En este contexto, “hacer bien en su vida” (3:12) no significa “ser justo”, sino “hacer lo agradable”, o, como dice el v. 13, “gozar el bien”. Los placeres sencillos son el mejor don de Dios que se puede esperar en la vida (3:13).
Esta conclusión es chocante. No nos costa pensar que nuestra vida no tiene más propósito que gozar la comida, bebida y algunos ratos alegres en el trabajo. Recordemos que el Predicador describe la vida desde la perspectiva de que no hay juicio después de la muerte. En el tribunal de Cristo la labor realizada para el Señor será recompensada, aun cuando no haya fructificado aquí. “debajo el sol”. Pero si no hay tal juicio, dice el Predicador, es más seguro pasar la vida esforzándose poco.

¿HA FRACASADO EN ALGÚN PROYECTO POR EQUIVOCARSE EN CUANTO AL TIEMPO OPORTUNO? ¿SE DEBE INTENTAR ALGO ARRIESGADO AUN CUANDO NO SE SABE SI ES EL TIEMPO CONVENIENTE?


No hay comentarios: