Páginas vistas en total

lunes, 11 de junio de 2012


LA ADORACION COMO ESTILO DE VIDA

1. CONFUSIÓN Y ABUSO RESPECTO A LA ADORACIÓN
Uno de los grandes conflictos en el transcurso de los siglos es cómo adorar con una adoración bíblica y poderosa, más allá de todo lo que se ha escrito o experimentado. Mucho de este tema encierra una merecida aclaración. Una cosa es adorar por cumplir un rito evangélico litúrgico, otra es adorar en Espíritu y Verdad.
Con dolor debemos reconocer que no todo lo que parece adoración realmente lo es, y mucho menos en tiempos de tanta apostasía donde la iglesia de Jesucristo debe intensificar sus sentidos espirituales, como nunca antes, para discernir entre lo que es legítimo y aquello que parece adoración pero que en su esencia no lo es.
La maravillosa música cristiana que nos acompaña desde hace años, sea que la escuchemos por la radio, en video, por la televisión, etc.,  representa el gran mover de Dios en estos tiempos. Recuerdo en los inicios de los años 80s que eran pocos los cantantes cristianos, abundaban, sin duda, pero a la mitad de los mismos años hubo una explosión inmensa del movimiento musical cristiano en todo el mundo y Latinoamérica no fue la excepción. 
Ahora, en estos tiempos es tan común y fácil tener acceso a todo tipo de música cristiana, no importa su género e idioma. Existe una generación nueva de creyentes que nacieron en Cristo en los tiempos explosivos de música cristiana, es cotidiano, normal y domestico que sea así.
El conflicto que observo es aceptar como “música cristiana” todo lo que suena hoy en los medios. Todo creyente tiene al Espíritu de Dios y posee la capacidad dada por Dios de distinguir más allá de una música bonita, la unción y respaldo de Dios en la misma. Y aclaro de antemano, que no me estoy refiriendo a los géneros musicales como tal, sino a su esencia o impacto del favor de Dios.
Si bien es cierto, el antiguo pacto establecía todo un sistema de formas, y  rituales dentro de los cuales incluían aspectos expiación, ofrendas, sacrificios, todo involucraba la invocación y adoración del caso.  Todo acto ritual o sacerdotal implícitamente promovía o envolvía el “acto adorador del individuo”.  Y por medio del sistema ritual exigía reconocimiento y alabanza a Dios.
Con el nacimiento del nuevo pacto sellado con la resurrección de Jesús de Nazaret todo ese sistema ritual caducó y fue establecido algo nuevo relacionado con la adoración. El pasaje  que contiene el diálogo entre Jesús y la samaritana, nos aclara, en mucho, cómo Jesucristo calificaba la adoración:



Jn 4.23-24
Pero viene una hora, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y verdad, porque también el Padre busca a tales que lo adoren. Dios es espíritu; y los que adoran, deben adorar en espíritu y verdad”
23 λλ ρχεται ρα κα νν στιν, τε ο ληθινο προσκυνητα προσκυνήσουσιν τ πατρ ν
Sin embargo, viene un momento y ahora mismo ya es, cuando los genuinos adoradores adoraran  al Padre   en
πνεύματι κα ληθεί· κα γρ πατρ τοιούτους ζητε τος προσκυνοντας ατόν.
Espíritu      y   verdad; pues      el Padre  busca a los tales  que lo adoren.
24 πνεμα θεός, κα τος προσκυνοντας ατν ν πνεύματι κα ληθεί δε προσκυνεν.
Dios es Espíritu, y aquellos que pretenden adorarle en/con el Espíritu y la verdad, esto es (exactamente) lo correcto y debido[1];(que lo) respeten con reverencia y postrados (lo) adoren.

Una versión popular traduce:
23-24 Dios es espíritu, y los que le adoran deben ser guiados por el Espíritu para que lo adoren como se debe. Se acerca el tiempo en que los que adoran a Dios el Padre lo harán como se debe, guiados por el Espíritu, porque el Padre quiere ser adorado así. ¡Y ese tiempo ya ha llegado! BLS
Relación espiritual de textos:
Juan 4.24            “Dios es Espíritu”          πνεμα θεός
1ª Juan 1.5                   “Dios es Luz”                 θες φς στιν  
1ª Juan 4.8                   “Dios es amor”               θες γάπη στίν

2. ADORANDO FUNDADOS EN LOS MÉRITOS DE CRISTO
En el NT tenemos el vocablo (εσέβεια) que comunica al verdadero ADORADOR. Hay varias palabras griegas, características del lenguaje de las Epístolas Pastorales, que, como veremos, no son fáciles de traducir, pero que todas ellas contienen una idea esencial.
ü  Está eusebeia, el nombre, que la Versión Reina Valera Antigua traduce piedad, y la misma versión, revisión de 1960, retiene usualmente esta traducción. La VP dice “devoción a Dios”.
ü  Está eusebes, el adjetivo, que Reina Valera, Antigua y revisión de 1960, traduce devoto o piadoso; la VP traduce “entregada a Dios y respetable”.
ü  Está eusebein, el verbo, que significa adorar, cumplir los requisitos de la verdadera religión.
ü  Está eusebos, el adverbio, que la Versión Reina Valera Antigua traduce piadosamente.
ü  Está la palabra theosebeia, íntimamente relacionada con las otras, que la Versión Reina Valera Antigua traduce piedad.
ü  Está el adjetivo theosebes, que significa Dios adorable.
Puede apreciarse que todas estas palabras proceden de la misma raíz, raíz que significa:
ü  temor en presencia de lo que es más que humano,
ü  reverencia ante lo que es majestuoso y divino; pero no sólo expresan temor y reverencia,
ü   también la adoración que conviene con ese temor y la vida de activa obediencia propia de esa actitud reverente.

Ahora vayamos al NT.
Eusebeia se encuentra una vez en Los Hechos. En Hch. 3:12, Pedro y Juan protestan que ellos no han sanado al paralítico por su propio poder o eusebeia (Reina Valera, versión de 1602 y revisión de 1960.
1.   En 1 Tim. 2:2, la aspiración de la vida cristiana debe ser vivir en toda piedad y honestidad.
2.   En 1 Tit. 3:16 se dice: Grande es el misterio de la eusebeia
3.   En 1 Tim. 4:7 se exhorta al cristiano a que se ejercite en la piedad
4.   En 1 Tim. 4:8 se dice que la eusebeia es provechosa para todas las cosas (Reina Valera Antigua y revisión de 1960, traduce piedad; VP: devoción)
5.   En 1 Tim. 6:3 se habla de la doctrina que es conforme a la eusebeia, a la piedad.
6.   En 1 Tim. 6:5, 6, aquellos que procuran ganar dinero por la eusebeia están condenados, pero se indica que eusebeia con contentamiento es gran ganancia
7.   En 1 Tim. 6:11 se induce al cristiano a seguir la eusebeia, la piedad.
8.   2 Tim. 3:5 se refiere a los que sólo tienen apariencia de eusebeia.
9.   Tit. 1:1 habla de la verdad que es según la eusebeia (Reina Valera Antigua y revisión de 1960, traduce piedad; VP: religión).
10.               2 P. 1:3 habla de la vida según la eusebeia, la piedad. 2 P. 1:6 pide al cristiano que añada eusebeia a la paciencia, amor fraternal a la eusebeia, la piedad.
11.               En 2 P. 3:11 hay una frase que reza: “Toda conversación y eusebeia santas” (VP traduce: ¡Con cuánta consagración y devoción deben ustedes vivir!)
En el NT, el adjetivo eusebes aparece cuatro veces.
1.   En Hch. 10:2 Cornelio es eusebes y temeroso de Dios (Reina Valera Antigua y revisión de 1960, traduce piadoso; VP: temor de Dios).
2.   En Hch. 10:7 leemos que Cornelio envió a un soldado que era eusebes, como su mensajero a Pedro.
3.   En 2 P. 2:9 se dice que Dios libra de la tentación a los que son eusebes (VP: viven entregados a él). Esta palabra no se encuentra muy a menudo, pero una y otra vez comprobamos que la idea básica es la de una actitud justa y reverente para con Dios.


El adverbio eusebos se encuentra dos veces.
1.   En 2 Tim. 3:12 se advierte que todos los que quieran vivir eusebos serán perseguidos (Reina Valera y revisión de 1960, traduce piadosamente. VP: todos los que quieren vivir consagrados).
2.   En Tit. 2:12 se usa la misma frase, vivir eusebos (VP: y devoción a Dios).
Cuando los pensadores cristianos tomaron la palabra eusebeia, ya era una gran palabra; pero la llenaron de un contenido que la hizo mucho más grande de lo que jamás pudiera ser en labios de cualquier pensador pagano.

3. ¿QUIÉN ES DIGNO DE ADORAR?
En el sentido absoluto, nadie lo es, pero por causa de Jesucristo todo creyente recibe la gracia y el favor de Dios para que en Cristo, presentarse ante El y adorar en espíritu y verdad. Los meritos personales no caben ni son aceptados por Dios.
Sal. 51.16-17
16     Porque no quieres sacrificio, que yo daría, Y si doy holocausto, no lo aceptas. 17     El sacrificio grato a ’Elohim  es el espíritu quebrantado. Al corazón contrito y humillado no despreciarás Tú, oh ’Elohim.
Este salmo revela los secretos de Dios en la adoración. A pesar del sistema de sacrificios conocidos en el AT  por el mismo David, este salmo suyo, expresa un conocimiento maravilloso en relación con el acto de presentarse frente a Dios. Sacrificios, esfuerzos humanos, sudor personal, capacidad natural, destrezas humanas no son lo que agrada y acepta Dios cuando nos presentamos ante El.  
Isaías 57.15 dice:
Porque así dice el Alto y Excelso, Morador eterno, cuyo nombre es Santo:
Yo habito en la altura sagrada, Pero estoy con los de espíritu humilde y quebrantado, Para reanimar al de espíritu humilde y vivificar el corazón quebrantado.
Isa. 66.2    
Mi mano hizo todas estas cosas, Y así todas ellas llegaron a existir, dice YHVH. Pero Yo miraré al pobre y humilde de espíritu, Y que tiembla ante mi palabra.
La amonestación apostólica es clara de parte del apóstol Pablo:
Col. 3.2-4
2     Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.
3     Porque ya habéis muerto, y vuestra vida está escondida[2] con Cristo en Dios.
4     Cuando Cristo, vuestra vida, sea manifestado, entonces también vosotros seréis manifestados con Él en gloria.


ADORANDO DE CARA AL CORAZÓN DE DIOS
1. PARA ADORARLO HAY QUE CONOCERLO.
1ª  Juan 4.7, 7     Amados, amémonos unos a otros, porque el amor procede de Dios; todo el que ama, es nacido de Dios y conoce a Dios.
Conocer a Dios no es algo que se habla nada más, conocer a Dios es vivirlo día a día.
Ø  Oler a Dios
Ø  Transpirar a Dios
Ø  Irradiar a Dios
Ø  Inspirar a otros a conocer a Dios
 2. INTIMIDAD CON ENTREGA DE CORAZÓN.
2ª Cor. 2.11     Pues ¿quién de los hombres sabe lo íntimo del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así también, nadie ha conocido las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.





[1] Este término, que en su forma más común es δεῖ (con infinitivo) o δέον ἐστί, denota el elemento de obligación en un acontecimiento. Alcanza su mayor precisión cuando se conecta con el poder que obliga, pero por lo general tiene un sentido más débil. En filosofía expresa la necesidad lógica o científica. También puede denotar obligaciones éticas o religiosas (a veces respaldadas por estatutos). En la LXX la ley se debe realizar como voluntad de Dios (Lv. 5:17; cf. en el NT Lc. 13:14; 22:77; también los deberes cristianos, 1 Ts. 4:1; 1 Ti. 3:2; Tit. 1:7). Kittel, G., Friedrich, G., & Bromiley, G. W. (2002). Compendio del diccionario teológico del Nuevo Testamento (143). Grand Rapids, MI: Libros Desafío.
[2] ἀποκρύπτω [esconder]

No hay comentarios: